fbpx

El Mito del Ave Fénix vs. la Resiliencia Actual

mito ave fenix

Hoy voy a hablarte de un personaje mitológico que siempre me ha resultado fascinante. Se trata de un símbolo universal que ha sido adoptado por casi todas las culturas, cada una de ellas con sus matices, pero respetando la esencia de su significado. ¿Qué tendrá ésta de universal e inherente a la naturaleza humana que ya aparece en la cultura egipcia y perdura hasta nuestros días? Te doy una pista: esta impresionante criatura me recuerda lo difícil que es seguir adelante en la vida y lo importante que es saber levantarse, una vez que has tocado fondo, y tirar hacia adelante con más fortaleza, si cabe. En efecto, lo has adivinado: te voy a hablar del mito del ave Fénix.

El origen del mito del ave Fénix

La etimología de su nombre ya es reveladora: viene del latín –como casi todas las palabras en nuestra lengua–phoenix, que a su vez tiene su origen en la cultura griega. Los griegos, a su vez, adaptaron el mito de los egipcios. Sin embargo, se cree que su nacimiento fue en oriente, y está muy presente en la poesía árabe. El ave Fénix tiene presencia mundial, porque mundial es la metáfora que representa. Se trata de un enorme pájaro que se consume por el fuego cada 500 años, pero resurge luego de sus propias cenizas… eternamente.

phoenix

Su historia es la historia del renacer físico y espiritual

Cuenta la leyenda que cuando sentía que se acercaba la hora de morir, el ave construía un nido donde ponía un huevo. Lo empollaba durante tres días y tres noches hasta que Fénix ardía, quedando reducido a cenizas. De ese huevo renacía una nueva ave Fénix, siempre única, siempre eterna. Su figura impresiona: es tan fuerte que puede cargar elefantes. Posee una gran sabiduría innata. Sus lágrimas –sí, Fénix llora, porque llorar no es un símbolo de fragilidad– son curativas. La muerte del ave Fénix, que es a la vez un renacer a una nueva vida, se ha relacionado con la capacidad humana, tan difícil y a la vez tan admirable, de levantarse después de la desgracia, la ruina; la de saber dejar morir a nuestro viejo yo y renacer en una versión mejorada de nosotros mismos. Representa también en la cultura oriental el yin y el yang, aquella dualidad equilibrada que da forma a todo lo existente en el universo.

ying yang ave fenix

¿Cuántos de nosotros somos capaces de ser Fénix?

Hazte esta pregunta. Repasa tu vida, la de personas que conozcas, la de gente que admiras. Durante el paseo por la vida nadie está a salvo de las desgracias, del sufrimiento. Sin embargo, de sobras conoces personas que cuando han sufrido un mazazo ya no han sido capaces de levantarse. En cambio otras ¿tal vez tú…? se han lamentado lo justo y se han incorporado de nuevo, más sabios, más fuertes, para seguir adelante. 

Estos conceptos que tanto están de moda ahora, como saber reinventarse o tener resiliencia, toman su origen de esta cautivadora ave. El misterioso encanto del ave Fénix es que los valores que representa son plenamente válidos en la actualidad. Voy a hablarte claro: el ave Fénix es la actual capacidad de superar los fracasos de la misma manera que hacían los hombres hace 3.000 años. La diferencia es que ahora contamos con miles de gadgets, tecnología e información. Pero la capacidad humana es exactamente la misma. Si ellos pudieron… ¿por qué tú no?

El mito del ave Fénix y el pensamiento moderno

Prueba de que el símbolo de este mito sigue siendo actual es que muchos filósofos, psiquiatras y psicólogos contemporáneos lo han incorporado a su pensamiento. Porque… ¿qué significa renacer de las propias cenizas? Carl Gustav Jung, padre de la psicología analítica, sostiene que Fénix es el símbolo perfecto de la capacidad de transformación entre lo antiguo y lo nuevo, la superación de la adversidad y el infortunio.

viktor frankl phoenix

Otro ejemplo: el psiquiatra Viktor Frankl–si no has leído su fantástico libro El hombre en busca de sentido ya estás tardando– escribió sobrecogedores relatos de hombres encerrados en campos de concentración. Aún hoy quedan supervivientes de los campos de exterminio. Es una de las peores experiencias que te puede tocar vivir, Frankl lo sabía de primera mano. Sin embargo, sus libros son una prueba de que depende de nosotros como nos tomemos la experiencia y aprendamos de la situación. Lo mejor -sostiene Frankl- es dejar morir la parte antigua y malograda de nosotros para que surja una de nueva, sana, feliz y fuerte.

En definitiva, el mito del ave Fénix nos lleva a las grandes preguntas sobre la naturaleza humana: ¿qué nos lleva a ser resilientes o a no serlo? ¿De dónde sacamos la capacidad para recuperarnos y renovarnos a partir de los momentos difíciles? ¿No se muere, acaso, algo de nosotros después de sufrir una desgracia y se convierte en cenizas? ¿Por qué algunos de nosotros somos capaces de renacer de nuestro sufrimiento? ¿No será que en nuestra naturaleza, desde que el hombre es hombre, llevamos implícita la capacidad para levantarnos? ¿Tal vez lo que nos diferencia es que unos tienen el valor de utilizar esa capacidad y otros no…?

Dejo todas estas preguntas al aire para que tú mismo te las respondas y saques tus propias conclusiones.

¿No te has fijado nunca?

Los tatuadores profesionales saben que la figura del ave Fénix es una de las más demandadas. Además de su belleza visual –una hermosa ave de largas alas envuelta en llamas– ya hemos visto que es el símbolo de la inmortalidad, el renacer, la capacidad de transformarse y adaptarse al cambio, en esta lucha sin fin que es la vida. Las personas que se tatúan un ave Fénix en la piel suelen reivindicar la fortaleza adquirida después de superar una dura adversidad. En psicología es un hecho probado que las personas que han superado con coraje un hecho penoso suelen ser más fuertes emocionalmente y, como consecuencia de ello, más libres.

Y es que todo cuanto necesitas para lograrlo lo tienes en tu interior, hazme caso.

“El hombre que se levanta es aún más fuerte que el que no ha caído”

Viktor Frankl
tatuaje ave fenix

Suscríbete a las novedades de nuestro blog

Ir arriba