fbpx

Las Siete Fases del Duelo

siete fases del duelo

¿Conoces el significado de Memento mori en los clásicos? Ninguno de nosotros nos escaparemos de la muerte, lamento defraudarte. Vivimos en un mundo que vive de espaldas a la muerte. En la escuela no se enseña cómo afrontar la propia mortalidad, por lo que lo más probable es que el primer contacto con la muerte llegue por la defunción de seres queridos, sobre todo, abuelos y padres. Cuesta mucho gestionar el dolor de la pérdida. Y aunque cada uno de nosotros lo afronta en función de sus herramientas emocionales, los psicólogos han estudiado que en caso de muerte de alguien querido todos pasamos por siete etapas. Voy a explicarte las siete fases del duelo.

Cuáles son las sietes fases del duelo:

Negación

Estés esperando un desenlace o se produzca de forma imprevista, cuando te enfrentas ante el terrible momento de la defunción de un ser querido, es inevitable que pases por un estado de shock que te puede hacer pensar que lo que ha sucedido no es posible, que su muerte no forma parte de la realidad. Este mecanismo de negación no es más que una primera defensa que lanza tu cuerpo de manera inconsciente para contrarrestar el dolor y el sufrimiento. Paras el golpe, pero es por poco tiempo; debes volver a la dura realidad: esta persona ha fallecido.

persona con sentimiento de negación

Confusión

Intentas asumir el golpe, pero no puedes evitar que afloren emociones y recuerdos que tal vez estaban escondidos en lo más profundo de tu pensamiento. Ahora, inexplicablemente, surgen con una fuerza inusitada. Pierdes un poco la noción de la realidad y de la perspectiva, y tampoco sabes qué hacer, aunque no únicamente eso, sino que en tu mente se agolpan sensaciones de frustración y de desengaño, de no saber cómo reaccionar en este momento tan difícil. Es la segunda de las siete fases del duelo.

persona confusa

Rabia e ira

¿Por qué ha tenido que morir esta persona? Esta pregunta aparecerá de sorpresa y es muy probable que te asalten reflexiones que siempre te has hecho, pero que en este preciso momento te golpean con más fuerza que nunca: “La vida es injusta” o “No debería haber pasado”. El malestar te ofusca y buscas culpables donde sea, una explicación que justifique esta marcha.

persona con rabia

Dolor y culpa

En plena vorágine de búsqueda de culpables, llega el momento de entrar en el grupo de candidatos: crees que tal vez habías podido hacer alguna cosa para evitarla o que deberías haber estado más tiempo con estar persona. Seguramente, has obrado bien, no temas, pero cuando no hay explicaciones, hay que buscar chivos expiatorios, entre ellos, tú. No asumes lo que ha sucedido y el dolor puede llegar a ser físico y generar episodios de angustia y ansiedad. Notas un enorme peso en tu interior.

persona con dolor y culpa

Tristeza

Estás ante la etapa más peligrosa de las siete fases del duelo, porque existe el riesgo de que ese peso que te ahoga y que aplasta puede cronificarse y llegar a padecer una depresión. Este es el momento para hacer un punto y aparte respecto a lo que ha sucedido. Y esto empieza entendiendo que es normal y lógico que te sientas mal por culpa de esta pérdida, pero sobre todo, asumiendo que esta tristeza no durará para siempre, sino que llegará un día –sea más tarde o más temprano- que empezarás a encontrarte mejor, más animado. No te pongas fecha para nada. Acepta tus emociones.

siete fases del duelo tristeza

Aceptación

Has llegado, aunque parecía imposible, a la penúltima de las siete fases del duelo. Es el punto de inflexión en donde empieza la bajada en tu proceso traumático. Asumes la realidad y aunque todavía te cueste horrores, te sientes capaz de gestionar la ausencia de ese ser querido en tu vida, sabes que no va a volver. Notas que sigues respirando con dificultad, pero te sientes un poco mejor, y este estado te genera cierto alivio porque tu consciencia te indica el camino para volver a la cotidianidad.

siete fases del duelo aceptacion

La última de las siete fases del duelo: el restablecimiento

Después del punto de inflexión, llega el ansiado momento de volver a caminar. Notarás que no es nada fácil, que parece que has perdido tu forma física, pero lo que realmente necesitas es aplicar una serie de cambios en tus rutinas, cambios que vienen generados por esa pérdida. La vida debe continuar, sea más llevadera o no, y mirar al frente. ¡Qué fácil decirlo y qué difícil hacerlo! Seguro que secundarías esta frase, tú y todo el mundo, pero no existe otra alternativa que seguir avanzando por el a veces fatigoso camino de la vida. Un último consejo para esta fase final: si consideras que no puedes seguir hace adelante con tus propios medios, busca ayuda psicológica porque a lo que nunca debes aspirar es a vivir una vida inmersa en un duelo continuo.

Nadie te devolverá el ser querido que has perdido, para al final debes sobreponerte a la situación y preservar su memoria para que su recuerdo no solamente no perezca, sino que te haga más fuerte para enfrentarte a los otros retos y desafíos que encontrarás en el camino de la vida.

siete fases del duelo restablecimiento

Las siete fases del duelo. Recuerda: ¡siempre hacia delante!

Solo sanamos de un dolor cuando lo padecemos plenamente

Marcel Proust

Suscríbete a las novedades de nuestro blog

Ir arriba