fbpx

La Motivación Intríseca y Extrínseca

La motivación intrínseca y extrínseca

En este artículo vamos a explicarte una de las teorías psicológicas referentes al comportamiento humano más interesantes de los últimos años. La motivación intrínseca y extrínseca que impulsa a la persona a emprender determinada acción cabe enmarcarla en la Teoría de la Autodeterminación (SDT). Esta macroteoría tiene su epicentro en la parte de la personalidad humana que rige la sensibilidad por el autocrecimiento y las necesidades psicológicas del individuo.

La Teoría de la Autodeterminación, que se centra en que la persona actúa de manera automotivada y autodeterminada, evolucionó a partir del estudio de los factores intrínsecos y extrínsecos que mueven la motivación. En la década de los ochenta, de la mano de los profesores y psicólogos Edward Deci y Richard Ryan, y de la compresión creciente de que entre la motivación intrínseca y extrínseca es la primera la que de verdad mueve la acción individual.

¿Qué es la motivación intrínseca?

Básicamente, se centra en la idea de que las elecciones que toma el individuo no están condicionadas por factores externos. Esta teoría contempla la idea de que hay necesidades psicológicas innatas que hacen que la persona adopte una conducta concreta, sin que ningún factor externo la desencadene o la apoye. 

La importancia de la motivación intrínseca

Tal vez no encontraremos una característica psicológica tan positiva en la personalidad del individuo: se identifica con la tendencia natural a buscar lo nuevo, autoplantearnos retos que ayuden a mejorar nuestras capacidades, a estar siempre en actitud de observación y aprendizaje. Los psicólogos evolucionistas ponen el ejemplo de los niños de corta edad que están sanos. No es necesario prometerles ninguna recompensa para que su actitud ante la vida sea ésta. El interés cognitivo espontáneo en la infancia es la clave de la maduración emocional e intelectual paralelo al crecimiento, y que ha de continuar en la edad adulta.

Ejemplos de motivación intrínseca.

  • Plantearse y ejecutar una tabla de ejercicios diarios, para controlar el estado nervioso y sentir bienestar con uno mismo, también a nivel mental.
  • Aprender un idioma nuevo, solo por el placer de aprender.
  • Disfrutar de la compañía de la gente a quien quieres, porque sabes que eso será bueno para ti, además de para ellos.
  • Realizar alguna acción solidaria o de voluntariado, porque te resulta reconfortante.

Podemos poner muchos más ejemplos en que la recompensa a nuestras acciones la encontramos en nuestro interior. Imaginaos el potencial que tiene este tipo de motivación. Imaginaos el potencial de la voluntad humana.

Jóvenes realizando un voluntariado recogiendo basura del suelo

¿Qué es la motivación extrínseca?

Su característica principal es que proviene de fuentes externas. Dentro de la SDT, Ryan y Deci desarrollaron la subteoría de la Integración Orgánica (OIT), en función de cómo se regula el comportamiento motivado de forma externa. Se diferencian cuatro tipos (según su autonomía relativa):

  1. Motivación de regulación externa. La menos autónoma de las cuatro.
  2. Conducta introyectada. Aunque la causa es externa, el objetivo es aumentar la autoestima, reduciendo la preocupación o la culpa.
  3. Identificación: la recompensa es entendida como muy importante para el individuo.
  4. Integrada: De entre todas las motivaciones extrínsecas, ésta es la más autónoma de todas. Las recompensas externas se asumen como propias.

Ejemplos de motivación extrínseca

  • Hacer dieta por exigencias de la moda.
  • Estudiar una carrera que no es de nuestro agrado para conseguir un estatus socioeconómico elevado.
  • Ordenar la habitación con el objetivo de conseguir el permiso paternal para salir de noche: muy común entre los adolescentes.
Hombre estudiando idiomas

Cómo se relacionan las dos Motivaciones

La interrelación mutua no es sencilla. Muchas veces, las actividades que nos mueven suelen ser una mezcla de los dos tipos de motivaciones. Un ejemplo que todos entendemos: acudir cada día al lugar de trabajo hace sentirse útil y plantearse desafíos, sobre todo si te trata de un trabajo creativo, pero a la vez existe un factor extrínseco que anima a continuar: el sueldo.

La motivación intrínseca es la genuina, pero mucho de lo que las personas hacemos viene motivado por factores extrínsecos, especialmente después de la infancia, cuando la motivación intrínseca puede reducirse para aumentar las extrínsecas, a causa de compromisos y responsabilidades sociales.

La cuestión realmente importante es como los individuos adoptan las motivaciones extrínsecas. La oscilación va de ser totalmente reacio a adoptar la nueva motivación como un compromiso personal (lo que se llama la internalización y la integración de la conducta deseada).

Cómo se facilita la Integración de la Motivación Extrínseca

Tal como hemos señalado, estas conductas no son interesantes desde el punto de vista interior del individuo. Entonces, ¿por qué acaban adoptándose? La razón principal es que éstas se moldean, adquieren valor o se promueven porque tienen valor para otras personas de nuestro entorno y a quien nos sentimos apegados. Finalmente, internalizamos lo extrínseco porque así conectamos con quien nos quiere. Un ejemplo: los niños que mejor interiorizan las conductas extrínsecas de la escuela, son los que se sienten más unidos y comprometidos y cuidados por sus padres y maestros.

Está demostrado que el apoyo al relacionarse y la facilidad de la internalización facilitan la integración del comportamiento. Es entonces que la persona siente que no solo es competente y está socialmente bien aceptada, sino que también es autónoma sin necesidad de un contexto controlador (que menoscaba la internalización).

Conclusión

Si los contextos sociales en los cuales estamos inmersos atienden a nuestras necesidades psicológicas más básicas, esta sociedad será a la vez el escenario idóneo para una actitud asimilativa, activa y de integración. El excesivo control, las desmotivaciones o motivaciones negativas y la no integración, sin embargo, desoptimizan las tendencias asimilativas con las que la naturaleza ha dotado a las personas, y además de desincentivar, pueden ocasionar angustia y tal vez psicopatología. Por tanto, la potencialidad de la motivación intrínseca y extrínseca dependerá siempre de como se establezca su interactuación.

2 comentarios en “La Motivación Intríseca y Extrínseca”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba