fbpx

Cómo sobrevivir a la Navidad: Estrategias

“Me gustaría desaparecer hasta que acaben las fiestas”. Seguro que has oído en más de algún amigo, familiar o conocido este deseo. Y es que las fiestas navideñas, que se suponen los días más entrañables de reuniones familiares, villancicos y fiestas, para otros muchos es una de las épocas más tristes del año. Os exponemos los motivos y os damos unas pautas sencillas para que, a pesar de todo, sepamos cómo sobrevivir a la Navidad.

Cómo sobrevivir a la navidad

Fenómeno Grinch

El fenómeno Grinch, depresión navideña o trastorno afectivo estacional, no es un invento de nuestros tiempos y es más común de lo que creemos. Hay personas que al llegar la Navidad se transforman en un Grinch, personaje ficticio creado por el escritor de cuentos infantiles Dr. Seuss, el extraño ser apareció por primera vez en el cuento “Como el Grinch robó la Navidad”, y su misión era borrar la época navideña.

Los psiquiatras han tipificado esta depresión ya que la época navideña puede ser estresante, porque las personas con pocos amigos o sin familiares cercanos se sienten solas. A veces la ausencia de un ser querido por fallecimiento o la imposibilidad de estar juntos se convierte en ese elemento que detona un sentimiento de añoranza y vacío que es difícil de llenar.

Los problemas laborales, económicos, amorosos… sumados a expectativas no cumplidas son otros factores de importancia que desarrollan un alto nivel de estrés durante estas fechas.

¿Cómo, a pesar de todo, podemos sobrevivir a la Navidad?

  • Un buen primer paso es cambiar el enfoque, es decir, las expectativas. No esperes a final de año para ser feliz, simplemente recibe estas fechas sin demasiadas expectativas. No busques que las navidades o el año nuevo llenen tus vacíos emocionales. Si crees que a tu vida hay que darle un giro, tienes todo el año y los que vendrán para cambiarlo, no esperes que la navidad o los demás lo hagan por ti.
  • Aumenta tu capacidad para ilusionarte y date la oportunidad para sentirte contento. Todos lo merecemos y tú también. Piensa en qué cosas te dan placer, que te hace ilusión, realiza una búsqueda de lo que te gusta y trata de practicarlo de forma regular.
  • Disfruta de cada día y de lo que este te traiga, independientemente de si son fechas navideñas o no. A veces, los cambios traen cosas buenas y a veces son malas. Captar las dos nos enseñará a disfrutar las primeras y aprender de las segundas. Ten en cuenta que a veces, seguir igual, el que no haya cambios, la estabilidad y tranquilidad, es una opción genial.
  • Agradece lo que te trae la vida. Date cuenta de la suerte que tienes por lo que tienes, por lo que te rodea. Da las gracias por todo ello y sé consciente.
  • Regala afecto. Es el regalo más preciado que poseemos y el más agradecido.
  • No te estreses. Si las cosas tienen solución, no te preocupes, y si no la tiene… para que preocuparse.
  • Vive el presente y céntrate en el futuro. Deja el pasado atrás. Aprende de él y déjalo ir.
  • Ayuda a los demás. Todos caemos en algún momento. Tener a alguien que te sujete no se paga con dinero, y ayudar a levantarse resulta tan gratificador como productivo emocionalmente.
  • Haz ejercicio para liberarte de las tensiones acumuladas y para dispensar las hormonas necesarias y en su justa medida, que te harán sentir bien.

La felicidad es un camino, no una meta. Disfrutar de las pequeñas cosas, estar tranquilo, sentirse acompañado, cuidar a los demás, sentirse útil y productivo pueden ser las claves para superar mejor estas fechas y encarar el año con energías renovadas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba