fbpx

¿Cómo dormir embarazada? Las mejores posturas

Cómo dormir embarazada

El embarazo debería ser una de las épocas más felices en la vida de una mujer. El nacimiento de un hijo es un época de cambios físicos y psicológicos que toda futura madre debería vivir con ilusión. Aunque el momento sea mágico, estos mismos cambios pueden ocasionar molestias en el día a día. En este artículo hablaremos de un tema delicado: la calidad del sueño y las dificultades para dormir que tienen las gestantes. Por eso te daremos unas pautas de cómo dormir embarazada y las mejores posturas que puedes adquirir en cada trimestre.

Cómo dormir embarazada. Principales síntomas que pueden dificultar el sueño.

Evidentemente, el aumento progresivo del tamaño del feto es una de las principales molestias que pueden entorpecer la calidad del sueño. Y más, si la mujer embarazada estaba acostumbrada a dormir boca arriba o boca abajo, ya que, cuanto más avanzada esté la gestación, más difícil le resultará adoptar estas posturas. En el tercer trimestre, imposible.

Tal vez la postura que recomiendan los médicos obstetras –de lado- costará un poco de adquirir. Pero es una cuestión de hábito, y la comodidad con que descansarán abdomen, espalda y piernas harán que sea la más útil.

De todas maneras, no sólo el aumento del vientre será una molestia que se deba encarar. El embarazo comporta otros síntomas que pueden involucrar el sueño.

Sensación de falta de aire

El cambio hormonal que supone el embarazo hará que la respiración sea más profunda (sobre todo la inspiración). Este síntoma ya puede notarse desde los primeros días y, aunque es absolutamente normal, puede tener un componente desagradable de angustia. Procura respirar cómodamente proporcionando a tu organismo el aire que requiera. Saber que es normal te ayudará a tranquilizarte.

Necesidad más frecuente de orinar

Desde el momento de la concepción el cuerpo de la embarazada se prepara para la nutrición del embrión. Todos los órganos trabajan más, en especial, los riñones, que filtran mayor cantidad de sangre, y por tanto, la necesidad de ir al baño aumenta, también de noche. A medida que el vientre aumente, la presión que el útero ejerce sobre la vejiga hará que ésta pueda contener menor cantidad de líquido. Sabiendo esto, normalicemos el aumento de la necesidad de hacer pipí. Para ello, lo ideal es saber conciliar el sueño de nuevo con relativa facilidad.

Calambres y dolor de espalda

Los calambres en las piernas son muy frecuentes en los primeros meses, y pueden llegar a ser muy molestos. El dolor de espalda se debe a que la columna rectifica su curvatura para adaptarse al nuevo peso. Ambos síntomas son normales y pueden aliviarse elevando las piernas mediante cojines. Si añadimos a ello hinchazón y mala circulación (también normales, sobre todo en los últimos meses), el mantener la piernas en alto y las duchas de agua fría durante el día ayudará a que lleguemos a la noche con menos sensación de pesadez.

Estreñimiento y acidez de estómago

De nuevo, nos encontramos con síntomas totalmente normales. Los cambios hormonales y la nueva posición que debe adoptar el estómago y esófago, y también los intestinos, pueden provocar estas molestias.

Estrés

Aunque el embarazo marche bien, a menudo la gestante está preocupada o nerviosa por el momento del parto. Los sueños, durante la gestación, pueden llegar a ser muy vívidos. De nuevo nos encontramos con síntomas totalmente normales que, si se sabe que lo son, resultarán menos angustiosos. Un cierto nivel de preocupación es algo totalmente natural.

Cómo dormir embarazada. La postura ideal: de costado.

Mujer embarazada durmiendo con un bebé

Los médicos coinciden en que la mejor posición para dormir durante el embarazo es de lado. Algunos especialistas aconsejan que sea hacia el lado izquierdo: el hígado está situado a la derecha del abdomen. Así evitaremos que se oprima.

Dormir de costado y con las piernas ligeramente flexionadas será la posición en la que te encontrarás más cómoda a medida que el embarazo vaya avanzando.

De todas maneras, lo normal es cambiar de postura de manera inconsciente durante la noche. No debes preocuparte si te despiertas boca arriba. De manera natural, el cuerpo tiende a colocarse en la posición más cómoda. Difícilmente en el octavo mes de embarazo, por ejemplo, te pondrás boca abajo, por pura incomodidad, o boca arriba, porque el peso de tu abdomen hará que respires con dificultad.

Cómo dormir embarazada durante el primer trimestre

Bebe mucha agua durante el día, porque tu organismo necesita un suplemento de líquido. Pero intenta no beber antes de acostarte. Como hemos comentado, la necesidad de orinar puede interrumpir los ciclos de sueño de manera demasiado continuada. También la preocupación de la que te hemos hablado puede hacer que no puedas dormir. Muchos terapeutas aconsejan tener un diario en la mesita de noche donde puedes apuntar tus temores y preocupaciones. El hecho de apuntarlos en un papel aligerará tu tensión. ¡Pruébalo!

Cómo dormir embarazada durante el segundo trimestre

Es la época del embarazo seguramente más plácida. Las náuseas y los calambres han cesado, y el vientre todavía no es tan prominente como para impedirte algunas posturas. Son los meses ideales para adquirir el hábito de dormir de costado.

Cómo dormir embarazada durante el tercer trimestre

Es la época en que te encontrarás más pesada. Estás en la recta final y notarás mucho los movimientos de tu bebé. Lo mejor es preparar una rutina antes de ir a dormir: puedes practicar la relajación, la meditación incluso si tienes experiencia, o puedes tomar un relajante baño de 20 minutos con alguna esencia natural que te guste. Si te despiertas a menudo piensa que es absolutamente normal: te ayudará a relajarte y volverás a conciliar el sueño.

¡Disfruta ahora de tus horas de descanso, porque pronto un precioso bebé va a requerir toda tu atención!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba