fbpx

Baby Led Weaning: cómo empezar

baby led weaning

Cuando nos convertimos en padres y madres nuestro sueño es que nuestros hijos sean algún día altos y guapos, pero, sobre todo, buenas personas y que gocen de una buena salud. Para conseguir alcanzar este último hito existe un camino que, aunque no lo garantice con exactitud, sí que pone los mimbres para lograr lo que se persigue: una buena alimentación. A todos nos gusta que nuestros hijos coman bien y coman de todo, pero sabemos que no es fácil y que la comida también va muy a gustos. También queremos que su autonomía a la hora de comer se produzca cuanto antes mejor, igual que en la mayoría de cosas en la vida. ¿Pero cómo hacerlo? Hoy queremos hablarte de la alimentación Baby Led Weaning.

Baby Led Weaning: ¿en qué consiste?

Uno de los sistemas más en boga para lograr la autonomía en la alimentación infantil es el método Baby Led Weaning, que no es nada más que incorporar comida sólida en la dieta de nuestro bebé, sin pasar por las papillas. Aunque no existe una traducción literal, Baby Led Weaning significaría algo así como “introducción a la alimentación complementaria guiada por el bebé” o “destete dirigido por el bebé”, o sea, es nuestro propio/a hijo/a quien marcará sus avances en materia de alimentación, que irá evolucionando y que se efectuará en consonancia con sus gustos.

¿Qué debemos hacer los padres?

Muy sencillo, cuando el bebé llegue a los seis meses de edad deberemos colocar porciones de comida a su alcance, unos platos cuyos productos serán fáciles para masticar, con un elevado contenido nutricional y variación en la dieta. Eso significa comer solos y si cerramos los ojos por un momento y les vemos sentados en su sillita, nuestro primer temor es ver toda la comida desparramada por el suelo, por la mesa y por la cara de tu bebé. Esta imagen nos puede tirar atrás, podemos pensar que esto no garantiza una buena alimentación. No es así: si tu bebé tiene hambre aprenderá que lo que tiene delante es lo que debe ingerir para calmar su ansiedad alimenticia.

Padres dando comida a un bebé

Baby Led Weaning: objetivos

Debemos asumir un par de conceptos básicos. Por un lado, los bebés, cuando ya tienen cierto control de sus movimientos, proceden a experimentar y a explorar con todo lo que tienen a mano y esta curiosidad innata servirá para que nos imiten en la mesa –siempre quieren imitar lo que hacemos los mayores- y, por tanto, prueben nuestros alimentos, los alimentos de los adultos. Además, se favorecerá una relación positiva con la comida, una circunstancia que ya les acompañará en el resto de sus vidas.

La relación del bebé y los alimentos

Por eso, no debemos confundir lo que hasta entonces era una toma con lo que va a comer por sí solo, sobre todo, en los primeros momentos, porque seguro que el deseo de jugar con la comida será bastante intenso. Lo que el método Baby Led Weaning busca, insistimos, es que genere su propia relación con la alimentación.

Bebé comiendo

¿Cuando es el momento apropiado?

¿Cuándo sabemos que están a punto para el Baby Led Weaning? A partir de los seis meses, que es cuando se empiezan a introducir las papillas. Deben, también, coincidir otros requisitos:

  • El bebé debe ser capaz de mantenerse sentado.
  • Ya no debe empujar con la lengua cuando le introducimos un alimento (reflejo de extrusión)
  • Debe ser capaz de coger cosas y ponérselas en la boca.

¿Qué alimentos le ofreceremos al bebé?

La dieta se irá ampliando a medida que se familiarice con la comida, pero, de entrada, os dejamos algunas ideas de alimentos para arrancar: pera, melón, sandía, aguacate, macarrones, pan, judías verdes y zanahoria cocidas, patatas cocidas o asadas… y, a partir de ahí, ya se puede ir incrementando la lista con guisantes, garbanzos o maíz, y continuar con más sólidos.

alimentos para un bebé

Baby Led Weaning: resultados

Podemos pensar que este método tal vez sea simple experimentación para que los bebés disfruten y se avance el proceso para acelerar su autonomía, al menos en cuanto a la alimentación se refiere, pero no se trata simplemente de una moda, porque los resultados que arroja este sistema son elocuentes:

  • Como hemos dicho antes, los niños se acostumbran a comer con los adultos y la misma comida que ellos. Eso significa que no hay que prepararles un menú especial.
  • Los niños se adaptan a todo tipo de texturas y sabores, y aprenden a diferenciarlos porque los comen por separado, a diferencia de las papillas, donde se trituran y se mezclan entre todos.
  • Se eliminan las manías de muchos niños y niñas con la comida (“esto no me gusta”, cuando ni siquiera lo han probado nunca) y se confirma que son capaces de comer muchos más alimentos que los otros niños.

Un consejo para los papás

Nunca hay que dejar al bebé solo con la comida porque existe el riesgo de que se atragante con los alimentos que ingiere. En el caso de que no podamos evitar el atragantamiento, hay que actuar con celeridad para que no se ahogue. Descubriremos que nuestro bebé también tiene una capacidad innata rechazar y expulsar los alimentos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba